Obediencia vs. Desarrollo de criterio

En el mundo de la educación canina cada vez está más normalizado considerar al perro como un ser global, dinámico y complejo. A la hora de abordar ciertos problemas de conducta, se tiene más en cuenta sus emociones, sus necesidades como especie y sus formas de comunicación. Sin embargo, creo que aún fallamos y estamos lejos de ser los agentes educadores que los perros domésticos necesitan.

Somos los humanos los que tenemos que educarnos, no educar a los perros para ser lo que nosotros esperamos de ellos.

Me entristece ver a día de hoy que aún está muy extendida entre la sociedad la idea de que para que un perro esté educado y sea equilibrado es necesario enseñarle obediencia, es decir, enseñarle una serie de acciones concretas que el perro debe realizar cuando damos una determinada orden.

Algunos adiestradores y educadores ofrecen cursos grupales o individuales para enseñar a los perros a sentarse, tumbarse, estarse quietos, andar en junto o acudir a la llamada. Se piensa que con dominar estos comandos nos aseguramos un perro controlado y por tanto, educado. Se dice además, que de esa forma trabajas el vínculo perro-humano. ¿Creéis que esto es cierto?

Me recuerda a nuestro sistema educativo tradicional, donde prima lo memorizado sobre lo aprendido. Se premia y se cataloga de inteligente al que memoriza bien y rápido, pero se considera inepto al que necesita comprender. En la educación canina ocurre de forma muy frecuente, algo muy similar.

La obediencia básica se enmarca dentro de una corriente pedagógica que se llama conductismo. Resumiendo mucho, el conductismo postula que a un estímulo se le puede asociar una respuesta y que, dependiendo de la consecuencia de esa respuesta (agradable/desagradable), el individuo tenderá a repetir la conducta o por el contrario se extinguirá.

A partir de estos conceptos se han desarrollado técnicas para modificar la conducta en:

  • Perros de trabajo, de deporte o competición.
  • Perros con problemas de comportamiento.
  • Perros sin ningún tipo de problema.

Mi intención no es ni mucho menos demonizar el conductismo, pues es obvio que está presente de forma natural en nuestras vidas y nadie puede negar que genera aprendizaje. Pero, ¿cómo es este aprendizaje?, ¿es ético utilizarlo como herramienta educativa?, ¿un perro aprende a desenvolverse en el mundo con acierto por tenerlo controlado?,¿qué pasaría si un día, por el motivo que fuese, no estuvieras presente para decirle lo que le toca hacer?.

Aplicado a un contexto puramente educativo, las herramientas de modificación de conducta tienen el objetivo  de cambiar el comportamiento y desarrollo natural de un individuo bajo un único juicio y criterio, el tuyo. Y bien aplicado, nadie niega que es una poderosa arma de control. Sin embargo, también presenta sus propias limitaciones y consecuencias:

  • No atiende a la individualidad. No respeta ritmos ni diversidad.
  • Métodos uniformes crean individuos mediocres, sin capacidad para desplegar todo su potencial.
  • Rompe la comunicación al guiarse por “objetivos”, dejando de lado su percepción más sutil para con nosotros. Resulta que tenemos una lógica muy parecida, pero no podemos darnos cuenta si nunca les dejamos SER.
  • Requiere de una alta tasa de mantenimiento. Siempre va a necesitar que estés tú ahí, controlando. Así que no la cagues.
  • Si te dan las respuestas no te esfuerzas en formular las preguntas. No se pueden tomar decisiones conscientes si siempre te dicen lo que tienes que hacer.

El aprendizaje significativo, el que perdura, es aquel que se produce a través de la experiencia y por acumulación de ellas. Y que además surge de forma espontánea, por motivación propia del individuo.

Obedecer es distinto a entender.

Difiere infinitamente a lo que sería el desarrollo progresivo de criterio.

Aprender por repetición no implica pensar.

Entender el por qué no se olvida.

La modificación de conducta es un EFECTO, no el camino a recorrer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *